Hecha en Granada.

Maritoñi, es el dulce granadino que alimentó a varias generaciones tras la postguerra y que tiene muchas historias, empezando por su propio nombre, que fue concebido por Raimundo Pérez, su fundador, que decidió darle al producto el nombre de su hija Maria Antonia, o como todos la llamaban, Maritoñi.

Corrían los años cuarenta cuando Raimundo, huérfano, entraba a trabajar como aprendiz en una pastelería de la calle Santa Lucía de Granada y a los pocos años, se hace con el obrador tras decidir el dueño que no quería seguir con la empresa. Raimundo era el más joven, pero se entrampa, se queda con la pastelería y se convierte en toda una referencia en Granada capital y en sus alrededores.

 

Empresa familiar desde sus orígenes, con un dueño siempre pensando en hacer cosas nuevas y que tenía gran afición por unos dulces que en aquella época se hacían con los restos de mantecados y que llevaban además cabello de ángel, azúcar, canela... Raimundo lo quería llevar a calle de una forma más fácil para consumir y se le ocurrió hacer las Maritoñis, una torta con un relleno que sigue siendo el secreto mejor guardado de la empresa.

HISTORIA DE UN NOMBRE

INICIO

EL INGREDIENTE SECRETO

INICIO

Maritoñi es un producto hecho en Graná y para Graná. Nos sentimos orgullosos de formar parte de la cultura de esta tierra tan excepcional y tan querida por todos. Como buena granadina, Maritoñi no podía ser todo dulce y ternura, también tenía que tener su pizca de MALAFOLLÁ.

LA FAMILIA

MARITOÑI

INICIO

Desde Maritoñi, hacemos un gran número de productos de bollería de alta calidad y respetando los procesos de fabricación tradicionales.

CONTACTO

INICIO

 

Maritoñi S.L.

Polígono tecnológico Armilla - Ogíjares s/n

18151 - Ogíjares

Granada

t. 958 506 686

Maritoñi S.L. ® Web desarrollada por @jaildefonso con una pizca de Malafollá